Entre 5 y 10 metros aumentará la actual zona de seguridad en caso de tsunami

Modelo simulado por el SHOA
Las actuales cartas de inundación por tsunami para la bahía Valparaíso elaboradas por el SHOA (en la infografía) se basan en el evento extremo mejor documentado que se ha registrado a la fecha en la zona central de Chile, correspondiente al terremoto tsunamigénico de 1906. La carta muestra el contorno de la máxima inundación alcanzada por el tsunami simulado, aunque se hace notar que con relación a los niveles de inundación señalados en la carta en la realidad podrían ocurrir algunas variaciones respecto a los resultados de la simulación.
Esto se debe a que el modelo numérico aplicado no considera aspectos hidrodinámicos asociados a la disipación de la energía del tsunami al llegar a la costa, debido a construcciones civiles tales como muelles, edificios u otras obras.
Entre 5 y 10 metros aumentará la actual zona de seguridad en caso de tsunami para Valparaíso y Viña del Mar, aspecto que se modificará en el nuevo mapa de riesgo que la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), en conjunto con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de Chile (SHOA) y la Escuela de Oceanografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), formularán en marzo.

Se trata de un documento que servirá de base para que cada municipio efectúe una actualización de las zonas de inundación, vías de evacuación y zonas de seguridad, en vistas a poner en práctica los cambios en el gran simulacro fijado para octubre.

A ello se suma la nueva demarcación de las vías para llegar a los perímetros de seguridad con pintura de las calles, lo que se complementará con la señalética y con las campañas de difusión a la comunidad, tal como ya se aplicó con éxito en Antofagasta.

ACTUALIZACIÓN

El director regional de la Onemi, Guillermo de la Maza, recalcó que la actualización de los mapas de riesgo responde a los nuevos parámetros fijados por el evento del 27 de febrero del año pasado, ya que hasta ahora se trabajaba con las cartas de inundabilidad formuladas en 1999 por el SHOA.

Por ello, explicó que en base a ese tsunami “buscamos consensuar cuál debiera ser la cota o la línea media del mar donde debiera estar la nueva zona de seguridad, porque no basta con decir que el agua llega hasta esta línea, sino que debe ser un área que además pueda absorber a toda la gente que evacua desde el plan al cerro. Debe existir una zona de amortiguación que hasta ahora no estaba considerada”.

De la Maza puntualizó que actualmente el mapa de riesgo fija la zona de seguridad en la cota de 15 metros en Valparaíso y Viña del Mar, pero comentó que “estamos pensando en dejarla entre 20 y 25 metros, pero el número exacto aún no lo tenemos porque vamos a estandarizar para las dos ciudades”.

TRABAJO CON MUNICIPIOS

Adelantó que el nuevo mapa referencial se entregará a los municipios para que a partir de ello puedan “hacer su planificación local, con puntos referenciales, por ejemplo, calle Cumming en Valparaíso desde la subida Elías hasta la plaza Eduardo Farley, es un área de seguridad”.

Dijo que la idea es que cada municipio fije referencias de seguridad, como la fijación de cierta numeración en las calles, lo que “tendrá que complementarse y estamos viendo la fórmula, con pintura de las calles además de la señalética, como se hizo en Antofagasta”.

Comentó que “ese es un modelo que queremos replicar, porque baja el costo de mantención, no se la pueden robar y la gente las advierte más fácil que la señalética que está a la altura de la vista”.

Para completar ese proyecto, advirtió, es clave el trabajo que se desarrolle con las municipalidades, motivo por el cual a inicios de febrero el jefe nacional de Onemi se reunió con los alcaldes de Valparaíso y Viña del Mar para comprometer su apoyo en el plan y también asegurar la participación ciudadana en su formulación.

En todo caso, recordó que “la comunidad tiene un rol importante y el primero es el acto más reflexivo que es autocontrol en caso de un terremoto o un evento de tsunami; luego la idea es inculcar valores como la solidaridad, como por ejemplo dejar el vehículo estacionado y evacuar a pie para no pasar sobre la gente; y finalmente aplicar disciplina para obedecer las instrucciones y seguir las vías de evacuación”.

Lo primero, insistió, es “fijar los mapas de riesgo referenciales en conjunto con el SHOA y la PUCV, tarea que debiera finalizar en marzo, para que luego los municipios completen el proceso con sus respectivos planes y que el simulacro de octubre ponga a prueba lo que hemos hecho en materia de prevención y seguridad”.

NUEVAS MEDICIONES

Para fijar la nueva cota de seguridad es necesario tomar en cuenta la distinta geografía y urbanización de las ciudades, especialmente de Viña del Mar y Valparaíso por constituir las zonas donde un tsunami podría ingresar con mayor presencia.

El director regional de la Onemi explicó que en el caso de Valparaíso la cercanía de los cerros permite fijar una cota de entre 20 y 25 metros “que se alcanza fácilmente si las personas evacuan hacia el cerro”.

Por ello, comentó que no todas están demarcadas o señalizadas, ya que se convierten en “vías de evacuación naturales correspondientes a todas las calles transversales que van de mar a cerro. Lo normal es llegar a dos cuadras de pie de cerro hacia arriba”.

VIÑA: TEMA ESPECIAL

Distinto es el caso de Viña del Mar, ciudad que configura un tema especial ya que “de acuerdo a los planos referenciales que tiene el SHOA cuenta con más plano y una cuenca, lo que permite que se registre una mayor superficie inundada”.

Por ello, no sólo se evalúa si fijar la zona de seguridad en los 20 y los 25 metros, sino también acercar las vías de evacuación a la gente para que no deba llegar hasta zonas seguras históricas como los Castaños o el Sporting, ya que “eso significaría recorrer un tramo demasiado largo en caso de emergencia”, acotó.

Respecto a los planes pendientes, Guillermo de la Maza comentó que “hoy no hay alarma de tsunami para la Región. En Antofagasta se adquirieron sirenas por 1.800 millones de pesos para 4 comunas, pero para acá necesitamos sirenas para 16 comunas, por lo que hay que planificar el financiamiento. Por mientras, Carabineros, la PDI y personal municipal dará la alerta”.

En todo caso, insistió en que “seguimos trabajando en el autocuidado, por lo que en caso de cualquier sismo en el borde costero que no le permita a una persona estar de pie se debe evacuar”. Esto se debe a que la captura de información en que actúa el SHOA y organismos internacionales para la formulación de la alerta temprana de tsunami tiene una demora de 8 minutos, por lo que es óptimo que la población adopte medidas inmediatas”.

Madelaine Durán

mduran@mercuriovalpo.cl

Añadir nuevo comentario